IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de noviembre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: La Voz de Michoacán. Los explosivos fueron rodeados por costales para evitar que durante la explosión causara un daño mayor.

Hallan más explosivos; La Piedad, en tensión (video)

25 de mayo, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Sofia Villalobos / La Voz de Michoacán.

La Piedad, Michoacán.- Una intensa jornada de tensión, miedo e incertidumbre fue la que vivieron habitantes de La Piedad y las localidades ubicadas en la conurbada con Pénjamo, dados los hechos violentos que se suscitaron en la zona y que se focalizaron en el Puente Cabadas, el bulevar Adolfo López Mateos y la Estación La Piedad.

Entre la sociedad civil hay manifestaciones de inquietud y preocupación por la pasividad de las autoridades de los tres niveles de Gobierno ante la creciente ola de violencia que se vive en la zona en que confluyen los estados de Guanajuato y Michoacán.

Todo comenzó a las 21:30 horas de éste miércoles, cuando se reportó la detonación de un artefacto de fabricación casera sobre el puente Cabadas que une a La Piedad con la comunidad de Santa Ana Pacueco, del municipio de Pénjamo, Guanajuato.

Las autoridades reportaron que detonó un envoltorio que contenía materiales peligrosos el cual fue activado, al parecer, mediante un teléfono celular en medio del emblemático monumento, causando pequeños daños materiales a la estructura, pero causando nerviosismo entre los vecinos que sintieron como la onda de choque hizo vibrar las ventanas de sus casas.

Todo parece indicar que esto fue un distractor para las autoridades policiacas, ya que al concentrarse en el lugar para averiguar lo ocurrido, en las afueras de la Fiscalía Regional de Justicia, ubicada sobre el bulevar Adolfo López Mateos del barrio de San Francisco, fuera colocada una caja de cartón dentro de la cual había un muñeco y cuatro artefactos explosivos.

Fue entonces que se activó una alerta general entre las diferentes corporaciones policiacas de la zona, por lo que más de un centenar de uniformados se concentraron en el lugar para resguardar el perímetro y bloquear el tráfico de vehículos.

Durante toda la noche se mantuvo una guardia de policías custodiando la caja de cartón, mientras se esperaba el arribo del personal especializado en este tipo de situaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Es preciso recordar que el pasado 8 de febrero de éste año, en la calle Constelaciones del fraccionamiento Ciudad del Sol se registró un enfrentamiento entre dos grupos de sicarios en el que se hizo uso de granadas de fabricación casera. El suceso causó la muerte de cuatro presuntos delincuentes.

Esa noche, de la misma manera se activó un procedimiento de prevención para permitir que el Ejército Mexicano inspeccionara la escena de la explosión. Sin embargo, al día siguiente una granada le estalló en las manos a un hombre que operaba la grúa con la que se retiraron los vehículos incendiados, causándole la muerte. Otra más, que había sido asegurada en el lugar del siniestro, estalló dentro de un convoy militar que circulaba sobre la carretera que conduce a Zamora.

Por esta razón, ahora se tomaron medidas distintas y se aguardó la llegada de expertos provistos con materiales y herramientas adecuadas para tal situación.

Mientras esto ocurría, en la Estación La Piedad, ubicada a 2 kilómetros de Santa Ana Pacueco, sujetos armados se enfrascaron en una intensa balacera que se prolongó por más de 10 minutos, mientras los vecinos buscaban refugio en los lugares más seguros de sus casas. En dicho lugar, los sicarios utilizaron armas de grueso calibre para atacar a sus oponentes parapetados en un domicilio particular.

En tanto, en la parte de La Piedad, elementos castrenses arribaron a la Fiscalía aproximadamente a las nueve de la mañana ordenando que fueran evacuados los inmuebles aledaños, entre ellos un Jardín de Niños, una Estancia Infantil y un hospital particular.

Al evaluar la escena, se determinó que era muy arriesgado retirar los objetos por lo que se tomó la determinación de hacerlos detonar en el mismo sitio. Para ello, se colocó un cerco elaborado con costales de arena y se pusieron contenedores con material combustible, los cuales fueron encendidos para producir el estallido de los explosivos.

Luego de la detonación, se verificó que no existiera mayor riesgo y los bomberos sofocaron las llamas, permitiendo así la acción de los peritos investigadores.

Cuando aún se realizaban los peritajes, la Central de Emergencias del 911 recibió el reporte de que en la calle 25 de julio, casi esquina con Aquiles Serdán se encontraba una maleta negra abandonada, por lo que enseguida se desplazaron agentes de la Policía Michoacán a indagar el asunto.

Después de un rato, arribó al lugar un hombre que dijo ser propietario de la maleta y que la había olvidado mientras realizaba unas compras, sin embargo ya el ambiente era de nerviosismo y psicosis por parte de los ciudadanos.

Comparte la nota

Publica un comentario