IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de septiembre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: AP. Se convino un nuevo encuentro el próximo 11 de noviembre.

Gobierno y opositores de Venezuela inician diálogo

31 de octubre, 2016

AP/La Voz de Michoacán

Caracas, Venezuela.- El gobierno y algunos miembros de la oposición de Venezuela concluyeron un primer intento de diálogo para desactivar la crisis política en el país, tres días antes de una protesta convocada para exigir la salida del presidente Nicolás Maduro.

Las conversaciones terminaron la madrugada del lunes con un acuerdo para bajar de tono la encendida retórica de los últimos días e instalar cuatro mesas de trabajo sobre temas que van desde derechos humanos a economía. Los diálogos serán mediados por un enviado del Vaticano y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana.

También se convino un nuevo encuentro el próximo 11 de noviembre.

Los diálogos están marcados por la desconfianza. Muchos de los adversarios de Nicolás Maduro temen que podría ser una táctica dilatoria con el propósito de aliviar las presiones sobre él, cuya popularidad se ha visto muy afectada a causa de la inflación elevada y la escasez de alimentos entre otros artículos básicos.

Al menos la mitad de los miembros de la Mesa de la Unidad Democrática, que agrupa a una treintena de partidos y organizaciones de oposición, boicotearon la sesión bajo el argumento de que no están dispuestos a sentarse en la mesa con el gobierno mientras éste no ponga en libertad a varios activistas opositores recluidos ni revierta su decisión de cancelar un referendo revocatorio del mandato de Maduro, tal como lo autoriza la constitución.

“Para un diálogo eventual debe quedar muy claro que desde el inicio se trata de acordar los términos para la transición democrática en lo que resta de 2016”, afirmaron en un comunicado.

El inicio de la conversación tiene lugar en momentos en que la oposición está dividida y ha intensificado su campaña para obligar a Maduro a que abandone la presidencia.

La semana pasada, los oponentes de Maduro reunieron a decenas de miles de simpatizantes en todo el país y convocaron a una nueva protesta para el jueves 3 de noviembre, en la que marcharán hasta el palacio presidencial.

Las autoridades han impedido a los adversarios del gobierno acercarse este recinto desde el golpe de Estado de 2002, cuando el entonces presidente Hugo Chávez fue depuesto de manera breve.

A su vez, la Asamblea Nacional —controlada por la oposición por primera vez en 17 años— ha emprendido un juicio político contra Maduro, al que acusa de negligencia en sus deberes constitucionales. Sin embargo, el proceso es meramente simbólico, ya que la instancia legislativa carece de la facultad para destituir al presidente, de acuerdo con la constitución.

Aunque el presidente ha advertido que arrestará a los legisladores que insistan en proseguir el juicio político, el mandatario manifestó su compromiso con el diálogo con la oposición. Dijo que las conversaciones representan una oportunidad para desarmar la intolerancia y abrirle camino al amor entre los venezolanos.

El gobierno y la oposición habían intentado dialogar tras ola de agitación política que dejó decenas de muertos en 2014. Aquellas sesiones apaciguaron la agitación en las calles, pero no significaron avances importantes en los temas que dividen a los venezolanos.

El arzobispo Claudio Maria Celli, enviado del Vaticano, elogió el inicio de la más reciente ronda de diálogos al que calificó de “muy positivo”. El clérigo exhortó a ambas partes a que hagan concesiones para evitar el fracaso de las conversaciones, como sucedió en los intentos previos.

“Este camino apenas inicia, así que les pido en nombre del papa Francisco que cada parte acceda a ciertos gestos que permitan dar credibilidad a este proceso”, declaró Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

Jesús Torrealba, que asistió a la reunión como jefe de la Mesa de la Unidad Democrática, dijo que la paciencia de la oposición es limitada y destacó que si no son liberados los presos políticos en los próximos días, el diálogo podría interrumpirse.

También este lunes se anunció que el subsecretario de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, viajará a Venezuela para reunirse con funcionarios gubernamentales, miembros de la oposición y representantes de la sociedad civil.

El Departamento de Estado dijo que la visita, que tendrá lugar entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre, demuestra el apoyo estadounidense al diálogo que el gobierno y algunos miembros de la oposición iniciaron. Será la primera visita de Shannon desde junio, cuando pasó tres días en Caracas.

Por su parte, el gobierno de Perú evalúa la posibilidad de llamar a su embajador en Caracas a partir del fin de semana para que informe cómo evoluciona la crisis política en Venezuela.

El canciller peruano, Ricardo Luna, descartó que el posible retorno de su embajador, Mario López, sea en términos de protesta. “No tenemos ningún problema entre Perú y Venezuela”, aclaró Luna.

Comparte la nota

Publica un comentario