IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de agosto de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

La Voz de la Fe

16 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Pastor Julio Loreto Anzures

Iglesia Más Vida Morelia

El trabajo es una bendición, como lo podemos ver en las escrituras: “El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.”. Génesis 2:15 (NBLH)

Algunos afirman que “El trabajo dignifica al hombre”,  una premisa con la que muchos estamos totalmente de acuerdo, pero que tal vez algunos no ponen en práctica.

Miremos por un momento al principio en las sagradas escrituras; en el libro de Génesis. El trabajo que Dios le dio a Adán, le proporcionó al primer hombre la dignidad de sentirse útil, responsable, con autoridad, con la confianza de su Señor y autosuficiente para llevar a cabo la tarea.  Estuvo a cargo de un huerto plantado por Dios, ¡Qué responsabilidad tan alta! Y sin embargo, Dios lo dejó al frente de dicha tarea.

En base a este principio, la dignidad de un trabajo radica en la confianza que se da al trabajador para llevar a cabo la tarea encomendada, además de darle oportunidad para que haga uso de sus capacidades, habilidades y preparación para hacerlo. También será una fuente de provisión para sus necesidades (por el salario recibido) y finalmente el trabajo le proveerá un sentir de valía, de significado y propósito.

En un trabajo, nadie debe ser humillado, manipulado, explotado o abusado; porque entonces, el trabajo en lugar de ser una bendición, se vuelve una carga y podríamos decir que una maldición, ya que no está cumpliendo su propósito de traer ese valor al individuo. Hablo del valor que Dios le ha otorgado; cuando Dios creo al hombre le dio esa dignidad, ser la corona de su creación y además ser el mayordomo de la misma.

El trabajo entonces nos permite ver la diferencia entre el hombre (mayordomo de la creación) y los animales (el resto de la creación que debía ser administrada), así que jamás debería quitársele al hombre su dignidad haciéndole trabajar como una bestia o tratándole como a un animal. Pero tal vez los que creen que el hombre es un animal evolucionado, tendrán otro punto de vista sobre la dignidad y el trabajo del hombre.

Hoy existen leyes que protegen al trabajador, pero no en todo el mundo el trabajador goza de tal protección, porque aún en los países desarrollados, hay algún tipo de esclavitud o explotación del prójimo.

Pero ¿Cuál es el propósito original del trabajo? Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza: “Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó…”. Génesis 1:27 (NVI)

Cuando Dios puso al hombre al frente de su creación; le dio esa dignidad, ser su representante sobre la  tierra. Honrando así a su Señor, siendo fiel administrador de lo que Dios puso en sus manos.

Comparte la nota

Publica un comentario