IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de agosto de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

La Voz de la Fe

2 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Carlos Garfias Merlos/Arzobispo de Morelia

En torno a la clausura del ciclo escolar 2016-2017, me dirijo de manera especial a los estudiantes, a los niños, a los jóvenes, en fin, a todos los que están terminando sus cursos académicos, sus cursos ordinarios. Los felicito a todos y agradezco a los maestros, al personal administrativo y a los que desarrollan sus actividades en los espacios educativos para que se haga posible el camino de la educación en todos nuestras comunidades.

A propósito quiero retomar el tema de la educación para la paz que tiene que ver con todos los conocimientos, toda la capacidad intelectual, todos los principios que estudiamos y aprendemos en la escuela, la secundaria, la preparatoria, en la universidad. El estudiar las materias o ciencias es una oportunidad para crecer como personas, para encontrar la mejor manera de relacionarnos con los demás, en la medida que podamos crear relaciones que construyan a la persona, podremos construir la Paz.

Estudiar nos ayuda a ser responsables, a ser sinceros, a ser amables, a ser serviciales y preocuparnos por los demás, así se logra una verdadera educación. Ahora es tiempo de gozar las vacaciones en familia, es una oportunidad para fomentar la convivencia, el descanso y fortalecer las relaciones interpersonales que nos hacen crecer como personas. El descanso en familia no puede interpretarse como una especie de « inactividad », existen muchas actividades culturales, religiosas y académicas que nos ayudan a desarrollar nuestras capacidades durante el descanso. Recordemos cómo el descanso divino del séptimo día no se refiere a un Dios inactivo, sino que subraya la plenitud de la realización llevada a término y expresa el descanso de Dios frente a un trabajo « bien hecho » (Gn 1,31), salido de sus manos para dirigir al mismo una mirada llena de gozosa complacencia: una mirada « contemplativa », que ya no aspira a nuevas obras, sino más bien a gozar de la belleza de lo realizado; una mirada sobre todas las cosas, pero de modo particular sobre el hombre, vértice de la creación (Dies Domini 11).

Invito a los padres de familia a aprovechar este tiempo de vacaciones con sus hijos, todos en familia tienen el derecho al descanso porque es una cosa « sagrada », siendo para el hombre la condición para liberarse de la serie, a veces excesivamente absorbente, de los compromisos terrenos y tomar conciencia de que todo es obra de Dios (Dies Domini 65). Felicidades a todos los que concluyen alguna etapa de estudios. Que estudiantes, profesores y padres de familia tengan un tiempo de esparcimiento sano y de encuentro con Dios para que con ánimo alegre inicien a su tiempo un nuevo año escolar para seguir su formación en bien de la sociedad.

Comparte la nota

Publica un comentario