IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de agosto de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Christian Hernández. Tzitziki Jaimes, Citlalli Mendoza, Maria Teresa Hernández , Etetzi Sánchez y Michaelle Villaseñor.

Meten hilo para sacar… sus emociones

4 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Astrid del Ángel/La Voz de Michoacán

Con sólo una hebra de hilo es posible crear la sonrisa más tierna, los ojos más alegres o el arma más letal. El bordado es tan dócil y práctico puede ser pretexto para que un grupo de personas se reúna a convivir, crear objetos decorativos o manifestar posturas políticas.
“Cuando me mudé a México, un amigo me dio un aro, un patrón con la forma de un caballo e hilo. La costura me ayudó a calmar mis dudas sobre dejar los Estados Unidos para reasentarme en México. Era como dibujar en ‘slowmotion’ (cámara lenta), como rezar, como meditar”, dijo Debra Breckeen, quien radica en Zirahuén desde 2007 y enseña a realizar diversas puntadas a cualquiera que se acerque con interés.

Sea como una manualidad, terapia ocupacional o una técnica artística, el bordado ha dejado de ser parte de las actividades domésticas para convertirse en una fuente de ingresos, un creador de vínculos sociales en diversos países y una alternativa para las personas que buscan expresarse y crear con todas las posibilidades que un montón de hilos de colores pueden dar.

El bordado es también representativo de ciertos grupos indígenas o rurales que con estilo figurativo o abstracto comparten la historia de su pueblo, recrean los mitos o copian lo que encuentran bello a su alrededor.

A continuación te dejamos video del grupo que se Arme la tejerera, el cual entre sus integrantes está Tzitziki Jaimes, Citlalli Mendoza, Maria Teresa Hernández , Etetzi Sánchez.

 

Que se arme la tejedera” es un grupo público de bordado y tejido de la ciudad de Morelia, sin fines de lucro, que se reúne semanalmente para compartir la escucha y los saberes.

El proyecto “Desbordadera itinerante” consiste en experimentar el bordado sobre fotografía impresa en papel o tela, con el fin de encontrar nuevas maneras de representar la individual y colectivamente.

Que se arme la tejedera está todos los domingos de julio de 12:00 a 14:30 hrs., en la Calzada de San Diego.

Foto: Cortesía.

Foto: Cortesía.

 

 

El bordado es también representativo de ciertos grupos indígenas o rurales que con estilo figurativo o abstracto comparten la historia de su pueblo, recrean los mitos o copian lo que encuentran bello a su alrededor.

“En Michoacán, el bordado es realizado de forma experta, tanto el de crewel como el punto de cruz. Los bordados se ven principalmente en mercados y centros culturales, pero creo que, desafortunadamente, es considerado como un arte decorativo y no se ve mucho en los espacios que albergan pinturas y esculturas”, lamentó.

Pero además, Debrase convirtió en maestra, “comencé con 42 mujeres. Ahora somos 10 de nosotros que todavía nos reunimos cada martes en la tenencia para bordar. Cada integrante elige su propio diseño y colores para completar su propio bordado. Algunos de los trabajos se pueden ver en la tienda de Marta Zartuche, Senor Tlacuache, en la Casa de Naranjo de la Plaza Grande, en Pátzcuaro”.

Por su parte, Inés dice no tener temáticas recurrentes, “pero creo que  cada vez me acerco más a donde quiero llegar. He trabajado en varias temáticas, de forma abstracta y usando texturas que simulen accidentes geográficos. Hice una serie en blanco sobre blanco inspirada en el concepto alemán ‘Heimat’, palabra alemana que denota la relación de un ser humano con una determinada unidad social espacial. El término contrasta con la alienación social y suele tener connotaciones positivas. A menudo se expresa con términos como ‘hogar’ o ‘patria’. Necesitaba, en ese momento, poder expresar mi ‘extranjeridad’ y lo ajena que me sentía de todo lo que me rodeaba”.

 

Otro de sus trabajos fue una serie donde reflexiona sobre el rol femenino en nuestra sociedad “el año pasado hice una serie ‘porno’ que me llevó a Viena a exponer. Sobre todo porque venía con la idea del cuerpo y la relación de la mujer con el sexo y los espacios  de poder”.

“Creo que hay una apertura hacia el bordado en espacios donde suelen haber otras manifestaciones artísticas, pero creo que el bordado puede ser tan dócil y tan variable que tiene un gran camino por delante”, aseveró Inés.

Para más información consulta la edición impresa del 04 de julio.

 

Comparte la nota

Publica un comentario