IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de noviembre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Agencias. El polo acuático, hoy en día, aún no es muy conocido en Michoacán y poca gente es quien verdaderamente lo practica.

Polo acuático en Michoacán “sale a flote” pese a carencias

4 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Victor Manuel Aguilar/ La Voz de Michoacán.
Morelia, Michoacán. Pese a no contar con instalaciones adecuadas para el desarrollo del deporte, Michoacán puede presumir, hoy en día, de ser respetado a nivel nacional dentro del polo acuático, disciplina que le dio a la entidad dos preseas históricas en la pasada Olimpiada Nacional 2017. Los pocos entrenadores especializados en este deporte invitan a que los niños conozcan y practiquen este deporte también conocido como waterpolo.

Tuvieron que pasar más de dos décadas para que los pioneros del polo acuático en la entidad, vieran reflejados sus años de dedicación a este deporte, que hoy en día aún no es muy conocido en Michoacán y poca gente es quien verdaderamente lo practica.

Fue en el año de 1996, cuando se inauguró la Olimpiada Nacional en nuestro país, y Michoacán participó con una selección de jóvenes, gracias a que un entrenador proveniente de la capital del país, Jorge Antonio Galicia, había llegado a mediados de los 80’s, para radicar en Morelia y poco a poco se  fue adentrando más a esta disciplina en las piscinas de la ciudad; primero, en la alberca del Instituto Mexicano del Seguro Social y posteriormente, en los complejos de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Cecufid).

De 1996 a 2001, aproximadamente, Michoacán asistió con una delegación a la máxima fiesta deportiva del país, pero sólo para regresar con grandes goleadas, pues los equipos rivales fácilmente les pasaban por encima. Dos integrantes de aquellas selecciones, Ernesto Álvarez, hoy padre de dos hermanos medallistas en la pasada Olimpiada, además del entrenador Yair Fraga, también parte fundamental de los resultados en la actualidad, recuerdan sus inicios y cómo ha cambiado este deporte, pese a que se sigue sufriendo por lo mismo, la falta de espacios idóneos para la práctica de este deporte.

“Antes, la gente no sabía ni qué era el polo acuático, pero hoy ya se ve reflejado el trabajo, después de tantos años; por ejemplo, con los niños de natación, quienes son a los que queremos vincular o invitar y a que sepan nadar, ya por lo menos saben, ya lo conocen y esperemos que se animen con estos resultados que se dieron”, detalló el entrenador de la piscina de Cecufid, Yair Fraga.

Para más información consulte la edición impresa del 4 de julio

Comparte la nota

Publica un comentario