IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de noviembre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Los acuerdos del G20

10 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Luis Sigfrido Gómez Campos

La reunión de los representantes del grupo de países más industrializados en el mundo y los emergentes (G20) en Hamburgo, Alemania, resultó “exitosa” y muy conflictiva. Exitosa, tomando en cuenta que algunos de los acuerdos que se tomaron fueron para beneficio de los países que asistieron a la cumbre y que consideran que esa es la vía para resolver muchos de los problemas que aquejan a la humanidad; y conflictiva, por los enfrentamientos callejeros encabezados por los grupos anarquistas y militantes de la oposición al “capitalismo salvaje” que impone sus reglas en estos foros y que tiende a considerarse como única vía para la solución de los problemas de nuestro planeta.

Los líderes del G20, suscribieron un acuerdo a favor del libre comercio y contra el proteccionismo, el cual debe de ser “recíproco y mutuamente ventajoso”, así como que los países pueden recurrir a “instrumentos legítimos en defensa del comercio”. Este acuerdo reviste gran importancia en términos de la relación bilateral conflictiva que hemos tenidos con el líder del vecino país del norte, que desconociendo acuerdos y tratados internacionales suscritos por su país, pretende con gran ignorancia en la materia, desconocerlos, pasando por encima del poder legislativo y de los tratados internacionales que regulan los mecanismos para realizar los ajustes en esta materia.

Por vía de los hechos, Donald Trump procedió a amenazar a las empresas fabricantes de autos con imponerles severas multas y aranceles en caso de que decidieran invertir en armadoras de nuestro país, logrando inhibir la iniciativa de algunas, entres ellas la Ford, que decidió cancelar sus inversiones en México. Esta postura sobre política económica internacional contrasta incluso con las bases en que se sustenta el propio sistema capitalista de produccióny de libre mercado. Pero el líder norteamericano recientemente nombrado parece no entender nada de economía ni de política internacional, pues  ha tenido que tragar sus propias palabras como la suscripción de este acuerdo que se contrapone a lo que ha manifestado en reiteradas ocasiones.

Otro gran revés a la política del magnate estadounidense es la decisión de todos los líderes mundiales que asistieron a la cumbre de Hamburgo a reafirmar su compromiso con el Acuerdo del Clima de París, cuyo objeto es reducir y limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados en comparación con la época preindustrial.

La extrema ignorancia del presidente gringo respecto al calentamiento global ya se había advertido durante su campaña, porque según él, no era sino un cuento chino para hacer menos competitivo a su país, además de que nadie sabe  si el cambio climático es real; en el colmo de la estulticia se atrevió a afirmar en un discurso que eso del calentamiento global era un mito porque él tenía frío en ese momento.

El discurso de Trump respecto a estos asuntos del calentamiento global no son otra cosa que baladronadas para cumplir con quienes lo llevaron al poder. Los acuerdos de París no son sino un compromiso político (más no jurídico)de los países firmantes para reducir los efectos contaminantes que, según la Opinión de los científicos más calificados, producen alteraciones en el clima y catástrofes incalculables que dañan a nuestro planeta.

Pero ¿qué puede interesarle a un aristócrata norteamericano que sólo se ha dedicado a los negocios y piensa solamente en “recuperar la grandeza de su país”, sin que le importe el resto de la humanidad?

La producción y el desarrollo industrial debe crecer de una manera armónica tomando en cuenta los intereses de la humanidad, no es posible que los  intereses mezquinos del gran capital pongan en riesgo el futuro del planeta. Si bien es cierto que existen divergencias en relación al daño que los seres humanos estamos causando al medio ambiente, el 97 % de los científicos coinciden en que el deterioro ambiental y el cambio climático se deben fundamentalmente a la intervención del hombre con su medio ambiente.

El revés que todos los países que acudieron a la cumbre de Hamburgo han dado al señor Donald Trump es tan sólo es una pequeña muestra del gran ridículo que está haciendo en el concierto internacional de naciones. Pero lo deseable sería que quienes lo llevaron al poder se dieran cuenta que es un personaje siniestro que pone en riesgo la paz de la humanidad, para que tomaran medidas emergentes y lo destituyeran.

Durante el solemne evento de Hamburgo, Ivanka Trump, la hija del magnate, lo sustituyó en su sitio, junto a los líderes mundiales más importantes del planeta. Si bien ella iba acreditada dentro de la comitiva estadounidense, no deja de ser un acto de franco nepotismo.

Si bien en el tema ambiental el gobierno norteamericano quedó evidenciado como el único país que no apoyó los temas de protección al medio ambiente, existe consenso en cuestionar que en estos eventos siempre se quedan temas en el tintero como los de migración, los refugiados y muchos otros de carácter humano. Ojalá y estos temas sean tratados por los países más ricos del orbe en reuniones de igual magnitud.

Comparte la nota

Publica un comentario