IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de octubre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

¡No apaguen la luz!

14 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle

 

Quién sabe en qué Morelia vivan nuestros funcionarios municipales, seguramente en la misma que nosotros no, lo digo porque parece que están más preocupados por encontrar buenos negocios que en dedicarle tiempo a resolver los problemas sociales. Ahora resulta, que será a través de la iluminación como se podrá disminuir hasta en 20% la inseguridad, como lo dijo Alfonso en su video de Facebook y reiteró en el Segundo Foro Internacional por la Seguridad de Michoacán, donde por cierto forzó el orden del día para pedirle de viva voz a los Diputados que apoyen su iniciativa, en vez de sentarse a escuchar y valorar la perspectiva de los que ahí exponían, por si acaso todavía hubiese algo por aprender.

Pero no todo es su culpa, gobernar seguramente no es sencillo, además que no existe una persona que pueda ser experta en salud pública, movilidad, protección a grupos vulnerables, desarrollo económico y tanta cosa que ha de pasar por el escritorio del Presidente Municipal; para eso está un grupo de expertos, cuyos puestos se llaman Secretario y otros tantos que tienen encomendado pensar en las mejores soluciones, éstos son contratados como asesores, todos ellos cobran y viven desahogados para que no distraigan su mente en más que el bienestar social. Esa es la teoría, la práctica demuestra que es más por lealtad al candidato ganador y por pagar la inversión en campaña que uno termina estando en el primer nivel; así se puede explicar que los expanistas Toño Plaza y Jesús Ávalos acompañen, a pesar de críticas, a su exlíder en el Congreso y que el empresario que ha apostado durante tantos años por “el proyecto” e inclusive es conocido por haber invertido junto con el Presidente, en el hotel de la Calzada Madero, haya convertido al Piso 12 de una torre de oficinas en el nuevo Palacio Municipal.

Con tales asesores, es entendible que en la ciudad se estén probando las Alianzas Público Privadas; en espíritu buscan que la ciudadanía acceda a mejores servicios porque son prestados por una empresa que tendrá que satisfacer a su cliente para tener utilidades, pues si no vende, no gana. La idea no es mala ni corrupta, se utiliza en Estados Unidos y en Europa sin mayores escándalos, pero en México su reputación es mala porque las condiciones de los contratos no suelen ser las justas para las finanzas públicas y terminamos teniendo el mismo servicio a un peor precio.

Ya sea publicidad, obra pública, compra de papelería, manejo de redes sociales o adquisición de vehículos, todo lo que implique un contrato jugoso tiene que pasar por el piso 12. Me cuentan que estar ahí es entrar a otro mundo, ver la ciudad desde arriba, sentarse frente a un equipo experimentado que entiende que es necesario hacer ronchita para la reelección porque el apoyo de quienes los hicieron llegar ya no es seguro. Ahí es donde se decidió cambiar la compra de autos y camionetas por el esquema de arrendamiento puro, eso significa que hoy el Ayuntamiento renta los coches y tendrá que regresarlos en 2018, pero como ya van a estar depreciados y usados, los funcionarios podrán decidir adquirirlos a precio de remate, es decir saldrán con buen carro y el próximo alcalde encontrará los estacionamientos vacíos.

El que algo huela mal enoja a la ciudadanía, hoy no nos quedamos callados y esa actitud ha servido de mucho. El proyecto de fotomultas fue apodado como “robomultas” y no pasó porque se convirtió en el tema de conversación de los morelianos. Hoy la propuesta de cambio de luminarias parece ser el nuevo objetivo incómodo, todavía no se discute en el Congreso y ya hubo que hacerle modificaciones a la iniciativa para que los Regidores que pusieron condiciones no sigan haciendo ruido y poderles decir que ya se le encargó a los Diputados que incluyan a la ciudadanía en el proceso de licitación. Pero ¿por qué tanto lío?

De las 67 mil lámparas que hay en Morelia, sólo 44 mil prenden y en andarlas componiendo se gastan 6 millones de pesos mensuales entre refacciones y personal. El recibo de la luz de la ciudad es de 11 millones de pesos al mes y la idea es que una empresa nos cobre 1,680 millones de pesos en 10 años, o sea 14 millones de pesos al mes por garantizar que el 100% de las lámparas estén prendidas. Los inversionistas cambiarán los focos viejos por luz led para ahorrar y así generar mayores utilidades.

Lo que no sabemos es qué hará el Ayuntamiento con los empleados que hoy reporta dentro del gasto de 6 millones mensuales, ¿los va a liquidar y aventarse el pleito con el sindicato? porque si los reubican, las cuentas ya no dan. Tampoco es claro el compromiso de alumbrar las colonias que hoy no tienen luz, si vamos a pagar lo mismo por lograr que el 100% de lo que hoy hay esté prendido, mejor sencillamente le exigimos a alumbrado público que haga su trabajo y encienda la luz. Si es tan buen negocio como para que una empresa quiera entrarle ¿por qué no hacerlo desde el municipio y que la utilidad se ahorre para después tener mejores calles, más policía o mejor alcantarillado?

En una de esas, basta una explicación del Presidente para entender por qué se tratan en oficinas privadas los asuntos públicos, o cuánto pagamos los morelianos por rentar un espacio tan lujoso en el corazón financiero de la ciudad para que despache a gusto, quizá con un poco más de detalles nos dé tranquilidad. Pero mientras tanto, a miles de morelianos no nos suena lógico y lo que no suena lógico…. suena metálico.

 

juanpablo@riosyvalles.org

facebook.com/jpriosyvalles

@jpriosyvalles

Comparte la nota

Publica un comentario