IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de octubre de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Hablemos de coaliciones (I)

4 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Etelberto Cruz Loeza.

El poder y la ley no son sinónimos. La verdad es que con frecuencia se encuentran en irreductible oposición. Cicerón. La columna de hierro, de Taylor Caldwell.

En todos los Medios de comunicación – tradicionales y contemporáneos – se habla de alianzas y coaliciones, así que acudí al diccionario Larousse y encontré las siguientes definiciones: Alianza. F. Pacto o convención. Parentesco contraído por matrimonio. Fig. Unión de cosas que concurren a un mismo fin.

Coalición. F. Confederación, liga. + Asociación transitoria, militar y política de varias naciones para actuar concertadamente contra un enemigo común.

Así que es un pacto, temporal, de varias naciones=partidos-fuerzas que se unen concertadamente con un mismo fin y contra un enemigo común, y hasta un matrimonio, que no es el caso, porque los concubinatos, amasiatos y matrimonios electorales, de materias diferentes, nunca son agradables, ni positivas=productivas, ni satisfactorias.

En este, nuestro caso, son partidos políticos y protagonistas políticos – digamos líderes, que no es el caso, pero sería lo deseable – que poseen un X capital político electoral y desean invertirlo, concertadamente, para lograr=ganar, lógicamente, una plusvalía: El Poder político y/o evitar que el otro tenga la victoria, gane y resulte triunfador.

De los que más saben de estas palabras – significado, valor y perfiles -, es Manlio Fabio Beltrones, ex gobernador de Sonora, es Secretario de Gobernación Federal, ex diputado federal y ex Senador de la República, ex presidente, de las juntas de coordinación política=Mesa directiva en ambas H. Cámaras y, además, ex coordinador de las fracciones priístas representadas en ambas H. Cámaras. Vulgarmente, una Chucha Cuerera y una liebre muy correteada. Protagonista político desde antes de 1988 y muy cercano a Carlos Salinas de Gortari. Ha estado muy inquieto desde que dejó el CEN del PRI, cuando no pudo ganar el carro completo en las elecciones constitucionales de 2016 y, congruente o no, o se separó o lo hicieron a un lado o le dieron otra comisión y está muy movido.

Muy recientemente – lunes 26 de junio – en MILENIO Televisión, conversando con Carlos Puig afirmó: es urgente transitar de coaliciones electorales que solo sirven para ganar comicios a un gobierno de coalición que brinde gobernabilidad al país…Más allá de ganar una elección, los partidos políticos deben pensar en un proyecto fino de nación…Los partidos permanecen fragmentados y sin ideología en la búsqueda de ganar espacios de poder…Hay un agotamiento del régimen político actual, por lo que el país podría seguir con gobiernos emanados de una baja representatividad…Los partidos son un taxi al que cualquiera puede hacer la parada para que lo lleve a un objetivo; se bajan , a veces le pagan, a veces no. Si queremos seguir ganando elecciones, hagamos coaliciones electorales para vencer al otro, pero así no estamos garantizando gobernabilidad… Quien no consiga el 42% de la votación del electorado, tendrá que convocar a un gobierno de coalición, con lo que quedarían reguladas cada una de sus propuestas de campaña. Incluso, el gabinete de gobierno pasaría por la calificación del Congreso…La Segunda Vuelta electoral puede ser un instrumento democrático complementario; no obstante no es recurso para resolver de fondo el problema de la gobernabilidad…En Francia tienen un sistema político que interactúa con la segunda vuelta electoral, pero aquí no copiemos pedazos, no queramos traer la retacería del sistema de otro país. Para brindar certidumbre al proceso electoral de 2018, urge reglamentar la figura de los gobiernos de coalición…Desde 2014, el artículo 89 constitucional dice que se posible llegar a los gobiernos de coalición con aquel que opte por él, habiendo sido triunfador en las elecciones, pero hace falta la ley reglamentaria que diga qué es lo que incluye. (MILENIO. Diario.270617.)

Un de las palabras muy, nais, sumamente chic y de moda: ¿Qué es gobernabilidad? Así, así no lo encontré en la edición del Larousse que tengo, pero sí gobierno: forma política. Empleo, ministerio y dignidad. Así que gobernabilidad sería Condición susceptible de gobernarse o gobernar. Que se encargue de regir una provincia (o nación). Aquel en que concurre la nación en diversas formas y por medio de representantes a la formación de las leyes.

Y acudí a mi ejemplar de la Constitución Política Federal – edición de Jurídico Noble Impresor, de febrero de 2014- y leí el artículo 89° – Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes: fracción XVII y, literal, y textualmente, dice: (Es facultad y obligación del Presidente)…En cualquier momento, optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión…El gobierno de coalición se regulará por el convenio y programa respectivo, los cuales deberán será aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores. El convenio establecerá las causas de la disolución del gobierno de coalición. (DOF 10 de febrero de 2014, ver artículos transitorios para su entrada en vigor.)

Ahora bien, la fecha: 10 de febrero de 2014: Manlio Fabio Beltrones manejaba-dirigía la H. Cámara Baja – diputados federales y, casi casi el H. Congreso de la Unión -, así que si existe, vivito y coleando alguien que sepa de qué se habla cuando se trata de coaliciones es este señor, Manlio Fabio Beltrones. (Al respecto, recuerdo una anécdota de Gonzalo N Santos contenida en sus MEMORIAS, que cierta tarde salió del Distrito Federal a cumplir una comisión del presidente de la República y ya en carretera, debió orillarse para descargar la vejiga. Al hacerlo, un perro le vio e insistentemente le ladró; no le hizo caso, pero instantes después otro perro ladró y después otro y otro más, hasta que se conformó un intenso coro perruno y pensó así: Solo el primer perro que ladró ¡sabía por qué lo hacía!)

Por otro lado, en esa fecha el grupo en el Supremo poder político ya había estudiado todos los planos, rincones, extensiones y dobleces de la reforma constitucional que sobre coaliciones se había votado favorablemente y publicado en el Diario Oficial de la Federación ese día y, utilitariamente, la puso en la práctica con el Plan Por México, que firmaron los partidos políticos representados en el H. Congreso de la Unión: Todos eran minorías y en los primeros 3 años de la administración Peña Nieto todo fue sobre ruedas (se votaron favorablemente las llamadas Reformas Estructurales de Gran Calado, de tercera o cuarta generación): – hubo, había, se tenía gobernabilidad: todos contentos, mas llegaron los asuntos de las casas Blancas, Ayotzinapa, Tlatlaya, Yurécuaro, la reunión con Donald Trump candidato, la inseguridad creció, el súper gasolinazo, etc., etc., y se llenó de piedras la segunda mitad de la administración. Los técnicos y asesores políticos y de imagen del Ejecutivo Federal no configuraron este escenario, pero aun así van sobre la ruta con dirección, mando y gobierno, aunque la aceptación social está muy disminuida, lo mismo que la percepción de autoridad.

Finalmente, recordemos el texto del enunciado inicial del artículo 89° constitucional: Es facultad y obligación del presidente de la República…en otras palabras Ya se habrá instalado, protestado y estará en funciones, habrá designado su gabinete legal y ampliado y, en cualquier momento – si gusta, si considera necesario – OPTAR por un gobierno de coalición.

¿Cuál es la diferencia con el Pacto por México propuesto por Enrique Peña Nieto a las otras minorías al inicio de su administración? Habrá un convenio y programa respectivo y serán aprobados por la mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores.

Comparte la nota

Publica un comentario