IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de agosto de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Colonias, en el olvido

14 de julio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Ada Estela Vargas Cabrero

Se le considera una de las ciudades más hermosas del mundo; a los cambios de administraciones municipales ha sufrido una serie de cambios nunca consultados a sus habitantes y alguno han sido fatales, como quitar las bancas de metal en sus plazas céntricas y hacer eso absurdo llamado “remodelación” dizque de “estilo herreriano como El Escorial”, pura tontería presuntuosa sin lógica.

Pero mientras este precioso centro histórico es el foco de atención, las colonias están en el olvido: no hay encargados del orden, sus servicios son deficientes o no los hay, se construye al ahí se va sin un plano de crecimiento al grado de que muchas casas sobre todo rumbo al aeropuerto o a Tarímbaro están abandonadas y cayéndose por lo mal hechas.

En la colonia Sara Malfavón, al poniente de Santa María, el día 11 por la tarde como a eso de las cinco hubo un conato de incendio y llegaron bomberos y ambulancias a la calle Manoapa. Los vecinos que descuidan o no quieren intervenir para no echarse encima enemistades, entonces sí se unieron para arrojar agua. Y es que desde hace dos años o más, alguien (se dice que es un vendedor de pollos en canal y rostizados) con expendio en Juana de Asbaje del centro de la tenencia que en su casa hace cosas indebidas y emite pestes insoportables, constante olor a gas comprobado con alarmas caseras y ruido espantoso.

Esta persona sigue haciendo de las suyas y las autoridades “NADA SE PUEDE HACER PORQUE ES UNA VIVIENDA CERRADA, NO ES ESTABLECIMIENTO PUBLICO” esto ya fue un primer aviso para remedir las cosas e impedir una tragedia, sin embargo, la cosa sigue igual. Lo malo es la salud y vida de humanos y animales, cuando ocurre no vuelan pájaros, no cantan gallos, gallinas ni guajolotes ni ladran o se mueven los perros de las casas vecinas. Las autoridades muy bien, gracias, gozan de cabal salud atrás de sus escritorios.

La subida usual a la tenencia, frente al edificio de una institución médica, tiene en ambos lados grandes viejos árboles de eucalipto enfermos que ya se han desgajado y que amenazan vida y propiedad de vehículos, al igual que muchos otros en la avenida Camelinas. Sabrá Dios a quién corresponda el cuidado y mantenimiento, si a parques y jardines o a otra instancia.

Las calles que fueron remodeladas o bacheadas, son ríos cuando llueve y el agua amenaza o de plano entra a las casas destruyendo enseres, pisos y paredes. Hay muchas calles y colonias sin servicios básicos y la gente vive como puede. Y no se diga de la vigilancia y seguridad, de hecho no hay policía. Ni calcular cuántos elementos de seguridad pública y vehículos hacen falta.

El caos de seguridad se inició cuando la tontera de federalizar, estatizar y municipalizar policías. Las plazas se hicieron humo. El transporte público es la mayor vergüenza de Morelia, combis viejas sin piso, ventanillas que no abren, motores altamente contaminantes, camiones sucios y con acceso altísimo para ancianos o niños.

Esta preciosidad de ciudad y sus colonias merecen mejor suerte, pero ya se están yendo los mejores porque no aguantan las condiciones y el rumbo ahora es Querétaro.

Comparte la nota

Publica un comentario